hola.com

 

hola.com

About

Edith González: “Soy muy mexicana”

Por Gaby Luna

Han pasado más de noventa años desde que Chucho Monge escribió “México lindo y querido”; entonces el autor no imaginaba que su sentir se convertiría en el himno de millones de compatriotas, como en el caso de Edith González, quien confesó entonar esta melodía en cada viaje de vuelta a casa. La “chilanga” de corazón -como ella misma se asume- nos habla de su regreso al teatro después de un breve receso de dos años, como parte del elenco de “Made in México”, proyecto que ha puesto a prueba no sólo sus capacidades histriónicas, sino también las culinarias.

Edith González

“Cuando salgo del país no extraño nada, – me encanta viajar–pero cuando vivo fuera ¡extraño todo! “.

  • Edith, tras esta breve pausa, ¿qué sientes de volver a los escenarios?
  • Fue un pequeño receso, recién terminé “Las Bravo”. Estoy emocionada y muy conmovida de ser parte de esta obra. Admiro entrañablemente a Rafael Inclán, a Socorro Bonilla y Juan Ferrara.
  • ¿Qué ha sido lo más difícil de incorporarte a un proyecto que ya había arrancado?
  • Solo tuve diez días de ensayos, contaditos, pero es maravilloso trabajar con estos monstruos de la actuación. Ver a Socorro Bonilla entregarse en cada ensayo. Juan Ferrara, por ejemplo, tiene muy clara la obra, me aventuraría a decir que tiene que ser director porque conoce perfecto las situaciones de cada personaje.
  • Cuéntanos un poco sobre esta obra “Made in México”
  • La temática que aborda es sobre los ex patriados, el fenómeno de la migración y lo que de ello deriva; el dolor y la necesidad de dejar tu país. Es la visión de los que se fueron por una razón económica, contra los que se quedan al encuentro. Dos hermanos con sus respectivas parejas y la confrontación de lo que cada uno ha hecho con sus vidas. Es fuerte, pero está tratado con dulzura y sutileza.
  • ¿Qué parte de Edith coexiste con tu personaje de Marisela?
  • En la relación que tiene mi personaje con su hermano, me siento profundamente identificada. El personaje de “el negro” (Rafael Inclán) se parece a mi hermano en generosidad e inteligencia emocional, pese a que mi hermano es historiador y “el negrito” es mecánico. Además, en la obra mi personaje no es futbolero y yo digo ¿por qué no? Por qué no me va a gustar el fútbol si yo admiro y amo tanto a mi hermano y él le va al Guadalajara (y “el negrito” a Las Chivas) que es lo mismo.
  • Eres una mujer involucrada y comprometida con la realidad de tu país. Participar en este proyecto, ¿toca alguna fibra personal?
  • Cuando viví en Colombia, a pesar de que fui muy feliz, no dejé de ser expatriada. ¡Extrañas hasta el chile piquín!
  • ¿Qué es lo que más extrañas cuando estás fuera de casa?
  • Cuando salgo del país no extraño nada, – me encanta viajar–pero cuando vivo fuera ¡extraño todo! El chicharrón en salsa verde, por ejemplo. Cada que tomo un avión de regreso canto “México lindo y querido” ¡Me encanta volver, amo mi país!
  • La obra tiene programada una gira por Estados Unidos, ¿qué te llevas de México en la maleta?
  • La verdad, nada. Soy súper tilichera. Aunque me lleve un jean y tres playeras, voy a regresar con diez maletas. No sé cómo le hago, siempre llego al camerino sin cosas y salgo con dos maletas. ¡Soy muy González! Y muy mexicana, voy por la vida guardando recuerditos y recuerdotes.
  • Oriunda del Distrito Federal. ¿Qué es lo mejor de ser “Made in México”?
  • ¡Soy chilanga banda! Lo mejor de México es la alegría y la generosidad de su gente: donde come uno, comen dos y donde comen dos, comen cuatro. ¡Eso somos los mexicanos!
  • ¿Qué papel jugó tu familia en la decisión de volver al trabajo?
  • La verdad es que no les pregunté. ¡Muy mal por mí! esas cosas son de familia. Como se trataba solo de ocho semanas lo decidí sola, aunque al final parece que serán diez.
  • Al ritmo de nuestra charla, la taza que Edith sostenía en sus manos iba quedando vacía. Me despedí sin atreverme a preguntar cómo toma Edith González el café, y es que debería ser de mala educación interrumpir cuando uno disfruta –como ella lo hacía– de un buen sorbo de cafeína, mientras se habla con tanto amor de la patria a la que siempre se ha de volver.

Share

Dominika Paleta, concentrada en la felicidad de sus hijas

Por Alba Vázquez

Protagonista. Sin embargo, no hizo falta un expreso cargado con leche de coco –su perdición- para romper el hielo. Amante de su familia, su profesión, los viajes y el buen comer, conversar con Dominika Paleta es todo un placer. Al tratarse de nuestra primera charla, quise indagar un poco más sobre ella y dentro de su carta de presentación, Dominika hizo gran hincapié en sus preferencias culinarias: “Me encanta la comida mexicana, la hindú y también la italiana. Sobre todo disfruto comer sano, no como gluten ni comida chatarra o procesada. Me gusta la comida de autor y orgánica”. Con esta premisa, no es de extrañar que la actriz se haya convertido en todo un referente de nutrición, gracias a su página “Placeres Orgánicos”. No obstante, lo que realmente nos había unido ese día era su nuevo trabajo teatral, “Casa Matriz”. “No tenía en mente hacer teatro, pero me llevé la obra un fin de semana a la playa y me encantó”.

-¿De qué trata?

-Explora de forma divertida y original, la relación entre una madre y una hija.

Dominika Paleta

De vuelta a los escenarios, con “Casa Matriz”, nos descubre su faceta más familiar

-¿Cómo es tu relación con María y Aitana?

-Me llevo muy bien con mis hijas. Soy una mamá muy presente y lo que más me interesa en la vida es su felicidad y su bienestar, así como el de nuestra familia.

Ya que sacaba a colación el tema de la familia, me pareció importante destacar el sólido matrimonio que protagonizan Fabián Ibarra y la actriz natural de Cracovia. “Ya van a cumplir quince años juntos, ¡se dice pronto!”, le dije. “¡En septiembre!”, me contestó emocionada. “Sin duda han sido los mejores años de mi vida, me han dejado grandes satisfacciones y aprendizajes. Llevar una familia y una relación durante tanto tiempo es un logro porque es una cuestión del día a día”.

-Supongo que no es fácil…

-Es como tener una planta muy hermosa a la cual tienes que regar todos los días porque si no, por muy bonita que sea, se acaba secando.

-¿Qué destacarías de tu marido?

-Tengo a mi lado a un hombre divertido, amoroso y generoso pero, sobre todo, Fabián es mi gran amigo y antes de nada, creo que la clave de una relación es estar con alguien que te caiga muy bien, que te haga pensar, disfrutar y que sea buena persona.

“En una simbiosis perfecta de quince años entre el amor y la amistad, supongo que no queda mucho por descubrir”, pensé yo en alto. “Al contrario”, me regresó ella a la realidad. “Nos faltan muchas cosas, tanto personales como en pareja”. “¿Cómo qué?” (ya me había picado la curiosidad) “Por ejemplo, ahora que nuestras niñas ya son más grandes, podemos dejarlas encargadas con sus abuelos y viajar solos. Aunque nos encanta llevarlas, a veces los viajes en pareja son necesarios”. “¿Y más a largo plazo?”, insistí yo. “Nos falta tener nietos en un futuro, eso es algo que no me quisiera perder por nada del mundo. Nos falta vivir y seguir viviendo. La vida se trata de gozar y saborear”. Y para terminar, quise aprovechar mi encuentro con una experta en “Amores y Sabores” –así se llama su tienda de productos orgánicos-, para descubrir de primera mano cuál es el sabor del amor: “el amor sabe a libertad, a paz, a placer…”, concluyó ella.

Share

Catalina Aguilar Mastretta y su debut como directora y guionista en “Las horas contigo”

Por Gaby Luna

Había más de ocho mil novecientos kilómetros entre Catalina Aguilar Mastretta y yo. Tras varios intentos fallidos de entablar una conversación telefónica, más o menos exitosa, la cineasta con tino me dijo: “Esto de la comunicación global de repente necesita un “reset” para volver a funcionar”. Y así fue: como un decreto que se cumplió en menos de dos minutos, permitiéndonos hablar sin importar la distancia. Una magia que es capaz de recrear también el cine, arte en el que Catalina debuta con “Las horas contigo”, la ópera prima con la que la hija de Héctor Aguilar Camín y Ángeles Mastretta nos abre las puertas de su mundo, construido a través del legado de sus padres y sus propias inquietudes: las letras y la imagen.

Catalina Aguilar Mastreta

La hija de Ángeles Mastretta y Héctor Aguilar Camín debuta como directora y guionista en “Las horas contigo”

  • ¡Muchas felicidades!, Catalina. ¿Qué historia cuentas en “Las horas contigo”?
  • Es una historia de tres generaciones de mujeres, abuela, mamá y nieta. La mamá y la nieta no se llevan nada bien, pero la abuela está muy enferma y tienen que pasar tiempo juntas cuidándola. Ema, la nieta, está embarazada y no sabe cómo manejar la maternidad y esto le genera miedo, pues la relación con su madre es un espejo de lo que ella no quiere en términos de ser mamá.
  • Hace casi un año participaste con ésta, tu ópera prima, en el Festival de Cine de Guadalajara. ¿Qué sientes?
  • Participamos por el premio Mezcal, pero no nos lo llevamos. Nos reconocieron con el Premio de la Federación Internacional de Crítica Cinematográfica (FIPRESCI). Fue emocionante y sorprendente porque la selección de películas era buenísima y que nos lo hayan otorgado fue muy emotivo.
  • Hija de un periodista y una escritora. Creciste entre libros y letras, ¿esto influyó en tu decisión de ser directora?
  • Yo creo que lo que influyó en mí es vivir rodeada de una familia que cuenta historias. Y no nada más por mis papás, ellos lo hacen de una manera profesional, pero mis tías y abuelas de ambas partes lo hacen muy bien. En las comidas familiares disfrutamos del arte de conversar y contar historias. En el ambiente en el que crecí, en la mesa del desayuno se cuentan historias.
  • ¿Recuerdas cuál fue tu primer acercamiento a las letras y tu primera lectura?
  • Es muy chistoso, mi mamá no nos leía mucho, nos cantaba unas canciones del siglo XVIII que le cantaba a ella mi abuela. El primer acercamiento fue precisamente gracias a mi abuela materna, Ángeles Guzmán. Nos leía cuentos de hadas. Recuerdo perfecto que eran unos libros que se me hacían súper misteriosos; forrados de rojo y no tenían portada. Ella se sentaba junto a nosotros y nos leía una de las historias.
  • ¿Cuál fue el primer libro que leíste por tu propia cuenta?
  • “La historia interminable”, de Michael Ende. Vi primero la película y después salí corriendo a leer el libro. Desde entonces en mi cabeza, la literatura y el cine han estado presentes siempre en mi vida.
  • En esta tu ópera prima realizaste el guión. Al momento de escribir… ¿con qué te identificas más: realidad o ficción?
  • Ocupo ambas. A veces escribimos historias que parecen alejadas de tu propia experiencia, pero a final de cuentas es inevitable que se viertan tus sentimientos y opiniones en lo que estás haciendo. Creo que ésa es la medida correcta: por más que esté escribiendo ficción, debe haber alguna cosa muy verdadera en mí puesta en esto. Y eso es lo que conecta con el resto de la gente.
  • En la película expones una relación no muy buena entre Ema y su madre, Julieta. ¿Cómo es la relación con tu madre?
  • Esa parte sí es totalmente ficción, opuesta a la relación que yo tengo con mi mamá y mi familia. Nos llevamos bien. En la película me pareció interesante retratar cómo dos personas que se quieren muchísimo y son familia, no tienen nada en común. Si se toparan en el mundo seguro no serían amigas. Sin embargo, son mamá e hija y por lo tanto la persona más importante en la vida de la otra. Eso me parece fascinante porque es muy ajeno a mí.
  • ¿Tu largometraje mexicano favorito?
  • “Y tu mamá también”. Toda esa ola del nuevo cine de los noventas con el que crecí tiene varias películas que son entrañables como “Amores perros” y “Por la libre”. Te hablan de un mundo que entiendes.

Al despedirme me pregunto si habrá alguien que no disfrute de escuchar historias y mejor aún, acompañarlas con una taza de café para amenizar la charla. Al final, en el café como en el cine siempre hay una opción para cada gusto. Hoy será un capuchino, el preferido de Catalina. ¡A su salud!

Share

Agatha Ruiz de la Prada: ‘La felicidad es de colores’

Por Gabriela Luna

A MENOS de un mes de decir adiós al invierno, este martes de febrero pintaba diferente. El sol había vencido a las nubes y se posaba sobre el Zócalo capitalino. Pisé sus adoquines para llegar al encuentro con Agatha Ruiz de la Prada. Mientras, la diseñadora ya movía de un lado a otro por los pasillos del Centro Cultural de España, y daba los últimos toques al montaje de su primera exposición en México. Agatha apareció de entre las salas donde, cuidadosamente, se mostraban más de cincuenta de sus vestidos, creados a lo largo de toda su carrera. Treinta años durante los cuales, ha hecho de las reglas de la moda una utopía. Ha creado un universo propio de colores, donde “agatizar” llama a una eterna primavera en la que el fucsia, su color favorito, se convierte en imprescindible. Pasaban de las 11:00 am y, después de la foto del recuerdo, apreté el botón de “rec” en la grabadora para iniciar la charla.

Agatha Ruiz de la Prada

Desde que tenía veinte años diseñé mi etiqueta, un homenaje a Mark Rothko, en amarillo y fucsia

—¡Bienvenida Agatha! Cuéntame, ¿qué es lo que más te gusta de México?

  • Su color. Desde que tenía veinte años diseñé mi etiqueta, un homenaje a Mark Rothko, en amarillo y fucsia. Este último es mi favorito y el color de México. En esa época nunca había pisado este país, lo elegí por intuición y por gusto. Tenía clarísimo que eran mis colores.

—¿Cuál es tu platillo mexicano favorito?

—Me encanta su comida, cada día más. Hay que ir conociéndola y voy poco a poco. Me gustan el

guacamole y los chapulines.

—¿Qué significa montar esta exposición en el corazón del país?

—¡Estoy feliz! ¡Es una satisfacción increíble! La primera vez que visité México ya era bastante mayor. No imaginé exponer al lado de la Catedral, en el Centro Histórico.

—¿Cómo elegiste los vestidos que se exhiben?

—Es la misma exposición que se montó en el Museo Correr, en la Piazza San Marco, Venecia.Cuando se cumplieron treinta años de mi primer desfile, creé la fundación “Agatha Ruiz de la Prada”, dedicada a la moda. Al año siguiente pensé: “Tenemos que hacer un desfile homenaje a los treinta años”.

—De estos diseños, ¿hay alguno que esté inspirado en nuestro país?

—Muchos de ellos. Mis colores son más mexicanos que españoles.

—Sin duda el manejo del color es tu fuerte. Si tuvieras que definir con un tono la felicidad, ¿cuál sería?

—Para mí está muy claro: ¡La felicidad es de colores! Y la infelicidad, negra; la falta de luz, de color, la uniformidad, implican falta de libertad y tristeza. Está prohibido terminantemente en mi estudio.

—Tu trabajo va desde lo textil, hasta muebles y accesorios diversos. ¿Qué sigue?

—Es muy divertido. He tenido la suerte de poder hacer de todo, pero ahora estamos con lo editorial, ya llevamos casi 10 libros. Quiero publicar un libro de perfumes, ya que llevo más de veinticuatro años creándolos, la edad de mi hija.

—¿De dónde surge esta pasión por las fragancias?

El sueño de un diseñador, desde que empieza es tener tu propio perfume, como Coco Chanel. Yo tuve la suerte de hacerlo y llevo más de veinte años en ello. En mi caso, además, hay mucha gente a la que le da miedo ponerse mis trajes, pero sí se atreve a usar mi perfume.

—¿Qué es lo mejor de ser tu propia jefa?

—Soy una persona muy libre y estoy acostu

Agatha Ruiz de la Prada

Desde que tenía veinte años diseñé mi etiqueta, un homenaje a Mark Rothko, en amarillo y fucsia

mbrada a hacer lo que me da la gana. Pero, aunque suena raro… ¡siempre he soñado con tener un jefe!

El tiempo destinado a la entrevista terminó; los minutos parecían pocos considerando todo lo que se puede hablar con una persona de tal policromía. Del café, basta decir que es parte de su rutina “para despertar” y su sobria coloración, una de las pocas ausencias de color que la diseñadora acepta sin reparo. Más aún, cuando se toma una taza preparada al sur de Europa, donde sirven el mejor café del mundo: “El café italiano es la pera”.

Share

31 diciembre

Aislinn Derbez le dice ‘adiós’ al 2014 rodeada de amor

Por Gaby Luna

Las luces de colores y el olor a pino son las primeras pistas del año para delatar el inicio de la época decembrina. Las posadas y la navidad anuncian la magia y la ilusión de estas fechas que van acompañadas de la dicha por los propósitos cumplidos y el desconsuelo por aquellos que quedaron varados a mitad del camino, pero que, sin duda, pueden renovarse en una de las doce uvas durante las campanadas del 31 de diciembre. En este contexto, Aislinn Derbez ve materializarse uno más de sus sueños con el estreno de la película “Milagro en Praga”. La actriz despide el 2014 con un saldo a favor, rodeada del amor de su familia que este año ha sumado nuevos miembros a sus filas; en agosto al recibir a la menor de los Derbez, Aitana, y meses atrás, al integrar en el clan a Mauricio Ochmann, novio de Aislinn, quien se ha convertido en su incondicional desde que “el amor los tomó por sorpresa”.

Los amo tanto.. #FelizNavidad @mauochmann @lorenzao16

A photo posted by Aislinn Derbez (@aislinnderbez) on

Aislinn, cuéntanos un poco de “Milagro en Praga”
- Es una película navideña para toda la familia. La filmamos en República Checa que, para mí es uno de los países más bellos del mundo. La cinta refleja la realidad de parejas y familias que son una mezcla de diferentes nacionalidades.

La relación de tu personaje, Penélope y su padre, ¿se parece en algo a la de Aislinn y Eugenio?
-
Ella es muy apegada a su papá, que es muy relajado. Por eso se da una complicidad entre ellos, algo que yo comparto también con mi papá, porque además de todo somos los mejores amigos.

¿Cuál fue el mayor reto profesional en este proyecto?
-H
ablar en otro idioma fue difícil porque el checo es complicado, se lee y pronuncia distinto.

Ahora que están estrenando bebé en la familia ¿Qué papel crees que desempeñan los niños en las celebraciones decembrinas?
-
¡Es fundamental!, los niños son los que le dan la magia y la ilusión a la época. Sin ellos la emoción de la Navidad no existiría.

Es el primer año que pasarás junto a Aitana y también la primera Navidad con Mauricio ¿Cómo te sientes?
-
Estamos muy contentos, pasaremos la Navidad en familia y nos vamos a escapar todos juntos a esquiar. Mauricio y su hija, Lorenza, también nos acompañarán.

Para ti, ¿qué es el amor?
-El amor es algo que simplemente sucede, si te esfuerzas no es amor verdadero, tienes que dejarlo fluir y no tratar de controlarlo o poseerlo. Mientras más libre sea, mejor funciona.

Tu deseo para el próximo año…
-Tener salud y que el amor que hasta ahora me rodea crezca para hacerse más sólido y profundo, en la cuestión familiar y de pareja.

Despides este año trabajando, ¿con qué proyectos recibirás el 2015?
Está en puerta el estreno de “Tierra de Sangre” una película chilena, y “A la mala” (donde surgió el “click” con Mauricio Ochmann).

En esta ocasión no hubo un encuentro físico, ni una taza de café de por medio. Sin embargo poca falta hizo, pues la calidez provino de las palabras de la hija mayor de Eugenio Derbez, con quien me habría encantado charlar cara a cara bajo el techo de estilo “Art Nouveau” del legendario “Café Imperial”, en Praga.

Share

18 diciembre

Dulce María: ‘Cuando eres infiel al primero que engañas es a ti’

Por Gaby Luna

Hay lugares que se prestan a un sutil jugueteo entre tiempo y espacio, como la casa de la Condesa donde me cité con Dulce María. Su color rosa me hizo recordar el movimiento hippy y el conocido festival de Woodstock. La actriz y cantante, según me confesó a lo largo de nuestra entrevista, adora el espíritu creativo y libre de los setenta. Estos días, celebra veinticuatro años de carrera, pero nada ha logrado borrarle su alma “rebelde”. Si la música es el lenguaje universal, Dulce María la ha adoptado como medio comunicación con la gente de México, Sudamérica y Europa, países en los que ha dejado su corazón en los escenarios.

-Dulce, ¿qué es lo primero que piensas al escuchar la palabra música?

Dulce María

La cantante presentó la nueva edición de su libro este miércoles en el DF

-¡Expresión! La música es un medio de decir lo que uno siente, vive y piensa. En ella confluyen todas las emociones.

-Tras más de dos décadas en el mundo artístico, ¿qué prevalece de la niña que inició esta aventura?

-Algo de lo que me puedo sentir orgullosa en esta carrera es que a 24 años de haberla iniciado, no me he traicionado a mí misma. Todo lo he hecho limpiamente y por mis méritos, mi entrega y el apoyo de la gente. Es eso justamente lo que me hace identificarme con Sherry, el personaje que interpreto actualmente en “La Era del Rock”.

-“La era del rock” es tu primera experiencia en teatro musical ¿cómo ha sido la experiencia?

-Ha sido todo un reto, porque es un trabajo muy completo: actúas, cantas y bailas, pero no hay toma dos. Tienes que hacerlo bien desde el principio. Estoy muy contenta de que existan proyectos que me sigan sorprendiendo, como sucede con este.

-¿Te hubiera gustado vivir en la época en que se ambienta el musical?

-Me hubiera gustado vivir en los setentas, más que en los ochentas. Me encanta la onda hippy y Woodstock.

-Tu personaje en la obra persigue el sueño de convertirse en estrella. ¿Cuáles son los de Dulce María?

-Hace unos días, mientras iba manejando, me topé con el anuncio de “Por qué los hombres son infieles”. Uno de mis sueños era verme en los espectaculares de la ciudad, como parte del elenco de una película, y se cumplió sin esperarlo ¡Me emocionó mucho! Además, me gustaría hacer un concierto más grande en México con temas de mi último disco, “Sin Fronteras”.

-Dulce, citando el título de esta cinta ¿Por qué crees que los hombres son infieles?

-Todos los seres humanos tenemos tentaciones, tanto hombres como mujeres. A veces quizá los hombres se dejen llevan un poquito más por el instinto. Ahí radica la importancia de la voluntad para ser congruente contigo mismo. Cuando eres infiel al primero que engañas es a ti, porque quiere decir que no estás feliz o completo con la persona con la que estás.

-Al respecto, ¿cómo está tu corazón ahora?

-Estoy tranquila, no tengo tiempo de nada, me la paso trabajando. Cuando tengo ratos libres los aprovecho con la gente que quiero, con mi familia. El que haya personas que me quieran y sean tan leales, es algo que agradezco muchísimo y me llena el corazón.

Inmersas en estos temas podríamos haber prolongado la charla, pero, el tiempo en la actualidad parece ir deprisa; al ritmo de los tuits y los mensajes de whatsapp. Llegó la hora de partir, pensando que es magnífico que, aun en esta vorágine, podamos darle un espacio a la imaginación y la añoranza de estar en otro momento, en otro lugar. Me puse los audífonos y camine al ritmo de “Piece of my heart” evocando el pasado, algo similar a lo que hace Dulce cada vez que se sube al escenario del Centro Cultural II.

Share

28 octubre

Paula Arango

Por Alba Vazquez

Mientras charlaba con Paula Arango sobre sus aventuras en las calles de Nueva Jersey, en busca de piedras preciosas para sus creaciones, no pude evitar transportarme a las mañanas en las que Holly Golightly deambulaba por la Quinta Avenida, café y croissant en mano, fantaseando alrededor de Tiffany. Sin embargo, a pesar de haber disfrutado de la vida neoyorquina durante los últimos tres años, la diseñadora de joyas, casada con el financiero colombiano Nicolás Gómez, no cambia su México natal por nada del mundo.

Paula Arango

Me ha entrado la onda mucho más “gipsy”. Mi colección tiene mucha continuidad, a pesar de que el estilo está cambiando

“Tengo una vida muy feliz aquí, me ha costado convencer a mi esposo de regresarnos y por eso no lo hicimos antes, porque preferí esperar a que él estuviera convencido”, me comentaba Paula en su departamento de la capital azteca, ante la atenta mirada de Mezcal, su perrito.

Un espacio que había sido unas horas atrás, el “showroom” de la nueva colección de su marca de joyas, “Pausa by Paula Arango”.

“Es la primera vez que lo hago en mi casa. La verdad es que quedé muy agradecida con el resultado, porque vinieron ciento ochenta personas. Además, también estuvo presente con su ropa una muy buena amiga mía, Lorena Murat, dueña de TFA Store”.

-¿Qué nos puedes contar sobre esta nueva colección?

-Me ha entrado la onda mucho más “gipsy”. Mi colección tiene mucha continuidad, a pesar de que el estilo está cambiando. He logrado establecer mi sello personal y llegar a estar donde quería.

-¿Cuándo se mudarán a México definitivamente?

-El próximo mes de febrero, aunque yo ya me he trasladado porque aquí tengo mi taller y así todo es más fácil.

-¿Y tu marido?

-Está cerrando el fin de año de su empresa allá, antes de que lo trasladen. Mientras tanto, vamos y venimos. El fin de semana pasada estuvimos juntos en Oaxaca. En unos días se casa mi mejor amiga e iremos juntos a la boda y, más adelante, entraré en la venta navideña del Bazar Gilberto.

-¿Cómo ha sido tu primer año de casada?

-Al principio fue difícil el proceso de adaptación en Nueva York, porque era un sitio nuevo para ambos. Después se volvió algo muy bonito porque al estar los dos solos, te vuelves el uno para el otro y vas desarrollando un círculo común de amistades.

-Ahora que se trasladan a México, ¿piensan tener hijos pronto?

-No lo sé; por un lado, tengo muchas ganas de ser madre, pero por otro, también queremos establecer primero nuestra vida aquí y ya después pensaremos en niños.

Y después de compartir un buen rato y despedirnos con un cariñoso abrazo, dejé a la hija de Manuel y Marie Thérèse Arango continuar con sus creaciones. ¿El café? No fue necesario, pues la ex estudiante de la LTD Jewelry de Nueva York no es adicta a dicha bebida: “Para mí el café no es una necesidad para despertarme. Soy cafetera de antojo y si voy caminando por Nueva York y se me antoja, me lo compro”, concluyó.

Share

06 octubre

Adolfo Domínguez

Por Alba Vázquez

Adolfo Domínguez decidió cambiar la tranquilidad de su Galicia natal, donde disfruta de sus sesiones de yoga al atardecer, por el bullicio de la capital azteca, para debutar en su primera edición del Mercedes-Benz Fashion Week México. A pesar de que fue un estreno por partida doble, pues además del desfile estelar hubo uno previo para clientes de American Express, las inconfundibles cejas de este genio del dedal no mostraron un ápice de impaciencia.

Adolfo Domínguez

Adolfo Domínguez, en México para el MBFW

“Ya no me pongo nervioso”, me confesó con su gracia natural. “Después de tantos años, ya hay un mecanismo muy preparado. Además el proceso y el modelaje es labor de otras personas. Yo sólo me preocupo por la música”.

Si usted se está preguntando cuál es el tipo de acordes que deleitan el oído de este intelectual, amante de la literatura, dejaré que sea él mismo quien le sorprenda… “Tengo gustos muy peculiares, nada convencionales”. “¿Por ejemplo?”. “Me gusta la música clásica, también Paco de Lucía, pero lo que escuchas hoy es Jim Morrison, que es de mis tiempos”, me contestó entre risas.

“Por lo que veo, un amor que ha durado varios años”, le insinué yo. “Para mí es un personaje mítico, es parte de esa música que aprecias más cuando eres joven porque eres autodestructivo y tienes cierto punto de malditismo.

“¿Tuvo ocasión de verlo en vivo?”. “Tuve la suerte de cruzármelo en París, cuando yo estudiaba ahí. Un día me lo encontré al salir del restaurante universitario de Mabillon”. En ese momento, al maestro se le iluminaron los ojos y por un instante, me sentí frente a aquel estudiante amante del vocalista de The Doors que, como yo en este momento, se cruzaba con uno de sus grandes ídolos.

-¿Qué se siente al participar en la semana de la moda de México?

-Siempre es bonito, además a mí me encanta México. Tengo debilidad por algunos países, entre ellos Japón, pero creo que este es mi favorito, quizá porque compartimos lengua.

-¿Qué es lo que más le llama la atención?

-Es un país con muchísima personalidad. Tiene la arquitectura contemporánea más bonita del mundo, porque es ingeniosa, menos de ingeniero y más de artista.

El toque de queda se hizo presente en ese punto y nuestro tiempo tocaba a su fin. Domínguez, escoltado por dos de sus tres hijas y sucesoras de su imperio, Valeria, directora de e-commerce y canales on-line, y Adriana, directora del área de perfumes de la marca, se fue a cumplir su cometido.

El café, ni me hubiera atrevido a ofrecérselo, de todas formas nunca habría estado a la altura de doña Elena (su mujer). “A los veintiocho años dejé de tomar café y regresé a él cuando mi esposa empezó a traer una gran variedad y me hacía probarlos todos”. “¿Con cuál se queda?” “Con el de Yauco. Me gusta tomarlo caliente, con azúcar integral de caña y un poquito de leche. Además tengo la manía de tomarme el segundo del filtro, para que esté más leve”.

“¿También tiene alguna manía en los desfiles?” “No, soy muy poco supersticioso. Esas pequeñas manías son muy plásticas y bonitas pero no tengo ninguna”. Por mi parte, mientras los últimos acordes de Jim Morrison marcaban el final del desfile, aprendí que los viejos rockeros nunca mueren y que los grandes de la costura, siempre están de moda.

Share

09 septiembre

Domingo Zapata, el pintor más querido por las estrellas

Por Gaby Luna

Fue hace cinco años cuando Domingo Zapata visitó nuestro país. De México no sólo lo cautivó su gente, sus colores y su cultura; sino también la extensa gastronomía de la que el artista comentó emocionado: “Soy fan de la comida mexicana ¡Me encantan los tacos al pastor! Es increíble lo mucho que me gustan sus platillos”.

Domingo Zapata

Domingo Zapata

A unos días de su arribo a “tierras aztecas”, el pintor de origen español nos concedió una amena charla telefónica. Él, sentado en su auto. “Estoy camino a la Plaza de Toros para ver a un buen amigo mío, Manuel Díaz ‘El Cordobés’ que está hoy en Palma de Mallorca y como estoy aquí de vacaciones”.

Mientras, en la calidez de la oficina imagino a Domingo, lejos del bullicio de la ciudad, en medio del bosque de Chapultepec admirando “El agua, el origen de la vida”, obra del maestro Diego Rivera; es ahí donde le habría pedido vernos, lamentablemente esta vez el tiempo no fue nuestro mejor aliado. Así que antes de convertirnos en sus víctimas una vez más, apresuramos la charla.

-Domingo, llegas a México el próximo 28 de agosto ¿a qué debemos el honor de tu visita?

-Voy por invitación de la empresa “Gallo gallina”, que montan una exposición con dieciocho de mis pinturas. Es un grupo de gente joven, con ideologías nuevas y propuestas interesantes, estoy muy contento de poder trabajar con ellos, además su nombre me encanta.

-¿Cómo se llama esta exposición y cuál es la temática que aborda?

-“Matador” es una serie inspirada en el mundo taurino. Al ser español creo que es importante que mi obra represente mi origen y el legado histórico y cultural. Otros pintores como Picasso o Goya lo hicieron, y yo lo hago de la manera contemporánea, con mi forma expresiva más urbana, por ello usé esos colores, que también se encuentran en la cultura mexicana; el rojo, los azules, los amarillos, el ámbar, los violeta, son colores preciosos.

-Si tuvieras que hacer una serie de México ¿en qué o quién estaría inspirada?

-Yo creo que en las artes y las culturas antiguas que son de gran inspiración para los pintores contemporáneos. Me gustaría aprender mucho sobre la cultura, los colores, las texturas, los dibujos. ¡Me parece fascinante!

-Estarás en la tierra de grandes muralistas; Orozco, Siqueiros y Diego Rivera ¿qué sientes?

-Diego Rivera es uno de los pintores que más me inspira respeto, sobre todo a la hora de trabajar en murales. En Nueva York estoy trabajando en uno de los murales principales de las nuevas Torres Gemelas, es un collage de materiales de los cincuenta estados, en Estados Unidos y con ellos creo una bandera. Las estrellas son de acero pulido para que cuando las personas se vean reflejadas sean también parte de la obra. Para ese trabajo estudié mucho la obra de Rivera y cómo trabajar en grandes dimensiones, me ayudó muchísimo a comprender cómo expresar una historia de una manera que el pueblo en general pueda comprender. Aunque he de confesar que de Diego Rivera me gusta todo; bocetos, dibujos, pinturas, no sólo sus murales.

-…Otro icono de la pintura en México es Frida Kahlo ¿Cuál es tu opinión?

-Los colores de Frida han inspirado al propio Basquiat, para mí cuando se habla de Basquiat siempre digo: “cómo mezcla esos azules y esos amarillos con el negro” y esas mezclas son las mismas que hacia Frida Kahlo, le tengo mucho respeto. No soy un pintor tan profundo como lo era ella, que expresaba su dolor. Yo soy un pintor un poquito más alegre, me gusta plasmar los momentos más felices de mi vida. Sin duda, Frida Kahlo es una de las mejores artistas que vamos a tener en la historia del arte.

Y así con esa alegría que Domingo plasma en sus pinturas y en sus palabras, llegó la inminente pero colorida despedida. Colgamos el teléfono y me convenzo de que le habría encantado pasear por el Cárcamo de Dolores, escuchando el agua de la fuente de Tláloc, con café en mano; “negro, fuerte y sólo”, el preferido del maestro del color.

Share

22 agosto

Ximena Sariñana

Por Alba Vázquez

Imaginemos por un momento que nos trasladamos de la ciudad de Los Ángeles, en California, a la urbe de San Francisco. Hasta ahí todo normal, hasta que descubrimos que dentro del Toyota Prius que nos acaba de adelantar va la cantante Ximena Sariñana. “Me gusta manejar, soy una chica que creció en el Distrito Federal así que, ¡más vale que me guste!”, me dice entre carcajadas.

Ximena Sariñana

“Mi corazón está perfecto”

¿A dónde va? Al festival de música y artes Outside Lands, después de haber estado también en Chicago, para asistir al LollaPalooza. Todo ello, eso sí, compartido minuto a minuto a través de las redes sociales. Con el “hashtag” #VayamosJuntos, la ex integrante de “Niñas mal” comparte con sus seguidores, por segundo año consecutivo, su pasión por la música y por la carretera.

“Me parece una forma muy bonita de viajar porque puedes ir viendo más de lo que te rodea”, me confesaba Sariñana. Y ya que hablábamos de coches, me interesé por conocer a fondo el engranaje de la hija del cineasta mexicano, Fernando Sariñana, y la productora y escritora Carolina Rivera.

-¿Cuál es el motor de tu vida?

-Me encantan los proyectos personales y emocionales. Me mueven las ganas de expresarme a través de los proyectos y las cosas que hago, desde un disco, relaciones, amistades; un poquito de todo.

-¿Cómo está tu corazón?

-Mi corazón está perfecto, soy de presión baja, así que nunca voy a tener ningún problema de arterias ni nada por el estilo, pero la verdad es que estoy bien, sana y contenta, como siempre.

Sin más dilación, decidí no forzar más el motor y ahondar un poco en el terreno laboral, donde según había leído, la joven mexicana, que pasa la mitad del año afincada en Los Ángeles, sorprendería a sus compatriotas participando en el próximo concierto del grupo español “Jarabe de Palo”, en México. “Mi querido amigo Pau no me ha informado de su visita. Pero dile que yo fascinada de la vida, que me invite, que no sea mala onda”, me comentó ella con sarcasmo.

-¿Qué proyectos nos puedes adelantar entonces?

-Estoy muy emocionada porque voy a sacar mi tercer disco a finales de este año, ahora apenas estamos con la promoción. Lo primero que voy a hacer es presentar mi sencillo en los MTV Millennial Awards y eso me tiene muy emocionada –y, tal como nos contaba en esta entrevista, lo presentó el pasado martes, 12 de agosto–.

-Parece que el tema de la actuación ha quedado en un segundo plano.

-Va a ser imposible para mí dejar la actuación porque toda mi familia se dedica al cine y yo empecé en el cine antes que en la música, así que espero algún día poder regresar. Lo que pasa es que los discos son muy demandantes, pero hay varios proyectitos pendientes, tengo una serie que creé para la web y además me gusta mucho involucrarme en la parte creativa, más que simplemente actuar.

Llegados a este punto, me pareció oportuno dejar a esta joven artista, cantante, compositora, actriz y adicta al café, entre otras muchas cosas, seguir con su travesía. “Recuerdo perfectamente la primera vez que probé el café, tenía cuatro años, mi papá me dio a probar un mini traguito de su taza y me marcó tanto el sabor que desde ahí me fascina. ¡Me tomo como tres o cuatro al día!” “¿Cómo lo tomas?” “Negro, sin azúcar ni nada, normalmente expreso doble”.

Share


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer