hola.com

 

hola.com

About

Edith González: “Soy muy mexicana”

Por Gaby Luna

Han pasado más de noventa años desde que Chucho Monge escribió “México lindo y querido”; entonces el autor no imaginaba que su sentir se convertiría en el himno de millones de compatriotas, como en el caso de Edith González, quien confesó entonar esta melodía en cada viaje de vuelta a casa. La “chilanga” de corazón -como ella misma se asume- nos habla de su regreso al teatro después de un breve receso de dos años, como parte del elenco de “Made in México”, proyecto que ha puesto a prueba no sólo sus capacidades histriónicas, sino también las culinarias.

Edith González

“Cuando salgo del país no extraño nada, – me encanta viajar–pero cuando vivo fuera ¡extraño todo! “.

  • Edith, tras esta breve pausa, ¿qué sientes de volver a los escenarios?
  • Fue un pequeño receso, recién terminé “Las Bravo”. Estoy emocionada y muy conmovida de ser parte de esta obra. Admiro entrañablemente a Rafael Inclán, a Socorro Bonilla y Juan Ferrara.
  • ¿Qué ha sido lo más difícil de incorporarte a un proyecto que ya había arrancado?
  • Solo tuve diez días de ensayos, contaditos, pero es maravilloso trabajar con estos monstruos de la actuación. Ver a Socorro Bonilla entregarse en cada ensayo. Juan Ferrara, por ejemplo, tiene muy clara la obra, me aventuraría a decir que tiene que ser director porque conoce perfecto las situaciones de cada personaje.
  • Cuéntanos un poco sobre esta obra “Made in México”
  • La temática que aborda es sobre los ex patriados, el fenómeno de la migración y lo que de ello deriva; el dolor y la necesidad de dejar tu país. Es la visión de los que se fueron por una razón económica, contra los que se quedan al encuentro. Dos hermanos con sus respectivas parejas y la confrontación de lo que cada uno ha hecho con sus vidas. Es fuerte, pero está tratado con dulzura y sutileza.
  • ¿Qué parte de Edith coexiste con tu personaje de Marisela?
  • En la relación que tiene mi personaje con su hermano, me siento profundamente identificada. El personaje de “el negro” (Rafael Inclán) se parece a mi hermano en generosidad e inteligencia emocional, pese a que mi hermano es historiador y “el negrito” es mecánico. Además, en la obra mi personaje no es futbolero y yo digo ¿por qué no? Por qué no me va a gustar el fútbol si yo admiro y amo tanto a mi hermano y él le va al Guadalajara (y “el negrito” a Las Chivas) que es lo mismo.
  • Eres una mujer involucrada y comprometida con la realidad de tu país. Participar en este proyecto, ¿toca alguna fibra personal?
  • Cuando viví en Colombia, a pesar de que fui muy feliz, no dejé de ser expatriada. ¡Extrañas hasta el chile piquín!
  • ¿Qué es lo que más extrañas cuando estás fuera de casa?
  • Cuando salgo del país no extraño nada, – me encanta viajar–pero cuando vivo fuera ¡extraño todo! El chicharrón en salsa verde, por ejemplo. Cada que tomo un avión de regreso canto “México lindo y querido” ¡Me encanta volver, amo mi país!
  • La obra tiene programada una gira por Estados Unidos, ¿qué te llevas de México en la maleta?
  • La verdad, nada. Soy súper tilichera. Aunque me lleve un jean y tres playeras, voy a regresar con diez maletas. No sé cómo le hago, siempre llego al camerino sin cosas y salgo con dos maletas. ¡Soy muy González! Y muy mexicana, voy por la vida guardando recuerditos y recuerdotes.
  • Oriunda del Distrito Federal. ¿Qué es lo mejor de ser “Made in México”?
  • ¡Soy chilanga banda! Lo mejor de México es la alegría y la generosidad de su gente: donde come uno, comen dos y donde comen dos, comen cuatro. ¡Eso somos los mexicanos!
  • ¿Qué papel jugó tu familia en la decisión de volver al trabajo?
  • La verdad es que no les pregunté. ¡Muy mal por mí! esas cosas son de familia. Como se trataba solo de ocho semanas lo decidí sola, aunque al final parece que serán diez.
  • Al ritmo de nuestra charla, la taza que Edith sostenía en sus manos iba quedando vacía. Me despedí sin atreverme a preguntar cómo toma Edith González el café, y es que debería ser de mala educación interrumpir cuando uno disfruta –como ella lo hacía– de un buen sorbo de cafeína, mientras se habla con tanto amor de la patria a la que siempre se ha de volver.

Share

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

*


Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer